La organización GEN se compone de un grupo de empresas especializadas en la selección, administración y protección del talento humano, con mas 20 años de experiencia en el mercado; cuenta con oficinas en la principales ciudades del país y está conformado por un equipo interdisciplinario de profesionales en áreas como, salud ocupacional, psicología, derecho, financiera y seguridad social, entre otros.


Deja un comentario

La transparencia por sí sola no arregla todos los problemas |

— Leer en www.hbr.es/transparencia/214/no-lo-cuente-todo-demasiada-transparencia-puede-ser-contraproducente

Anuncios


Deja un comentario

“Conflicto productivo”: el verdadero valor de la colaboración entre equipos |

Especialistas en administración y protección del talento humano
— Leer en www.hbr.es/colaboraci-n/476/colaborar-no-tiene-sentido-sin-tensi-n-desacuerdo-y-conflicto


Deja un comentario

No se equivoque, ser buen líder no consiste en dar buenos discursos |

No se equivoque, ser buen líder no consiste en dar buenos discurso
— Leer en www.hbr.es/liderazgo/48/no-se-equivoque-ser-buen-l-der-no-consiste-en-dar-buenos-discursos

@organizaciongen Especialistas en administración y protección del talento humano


Deja un comentario

¿Ese trabajo es realmente para ti?

PUNTO EMPLEO SA Personal con calidad total a su servicio

PUNTO EMPLEO SA Personal con calidad total a su servicio

Trabajar en un lugar donde te sientes cómodo y hagas lo que más te gusta es el deseo de la mayoría de las personas, sin embargo, la elección no siempre es la correcta y terminan frustrados, de mal humor y decepcionados.

La conexión que tienes con tu lugar de trabajo es tal como la de una relación amorosa: si todo está bien y se ve bien de un modo superficial, no puede durar mucho. Hay que involucrarse y en estos casos más vale ahora que arrepentirse después.

Así que si estás a punto de aceptar una oferta de trabajo, conocer la cultura de la empresa es el primer paso para decidir si te quedas o mejor das las gracias.

Hoy te presentamos algunas pautas a tener en cuenta durante tus entrevistas para que sepas a lo que te enfrentarás si decides tomar la vacante, de acuerdo con Zoho, una compañía especializada en sistemas operacionales para empresas.

  1. Observa

Observa lo más que puedas, observa desde lo general a lo particular. En este sentido, debes apreciar la decoración y las condiciones del lugar, el ambiente, la relación que establecen los compañeros de trabajo y más. Mantén tus ojos y oídos bien abiertos.

Pistas como que un compañero le prohíba a otro hacer llamadas, tomar líquidos o cualquier otra cosa pueden decirte mucho de la empresa, así como también la libertad que los empleados tienen para personalizar su espacio e incluso para vestirse y peinarse.

  1. ¿Cuánta atención te prestan?

Por increíble que parezca puede llegar a suceder que tu entrevistador parezca distraído apenas te haya hecho una o varias preguntas. Esto puede ser un signo de alarma: o no te está poniendo atención y probablemente no lo hará en el futuro o ha decidido que ese puesto no es para ti. En cualquiera de los dos casos eso sólo demuestra que la otra persona no tiene mucho respeto hacia ti.

Así que a dondequiera que vayas busca señales que te hagan saber que tus futuros colaboradores –o al menos, jefes– están interesados en tu persona. Una buena manera de saberlo es si en la entrevista surge un pequeño diálogo más allá de la protocolaria pregunta-respuesta.

  1. ¿Son humanos o robots?

Si observas al reclutador (o potencial jefe) con cuidado podrás aprender mucho acerca de tu futuro en esa empresa. Sólo recuerda el lenguaje corporal, porque aunque él asegure que “brinda mucha libertad a su equipo”, su postura puede decir todo lo contrario. ¿Está tenso, se ve cansado, frustrado, o maneja todo con naturalidad?

  1. Tú contra tu currículum

Algunos reclutadores llevan la charla hacia cada punto descrito en tu currículum, pero ¿una entrevista laboral no es más que eso? Si dirigir toda la atención hacia tu CV fuera el objetivo, con una charla telefónica o sólo con tu resumen bastaría.

Si tu entrevistador toma tu CV como un pretexto para ahondar más en tus aspiraciones, habilidades y en tu persona todo va por buen camino, si no, eso sólo deja claro que la empresa se preocupa por tus capacidades y no en ti. Es decir, no busca una persona, sino alguien que pueda cumplir. ¿Es eso para ti?

  1. ¿Tu potencial jefe está enamorado de su compañía?

Los empleados infelices hacen un lugar de trabajo infeliz y al revés, cuando alguien está enamorado de lo que hace y del lugar donde lo hace, se nota. Ni siquiera tienes que ahondar mucho en ello. Es lo primero que se ve. Es como estar enamorado de alguien.

Si tu potencial jefe habla de la gran cultura de trabajo que tienen y se muestra orgulloso del lugar donde estás, te encuentras en el sitio correcto.

La clave está en observar. Ya tú decidirás

Fuente: Salud180°

Entrada de WordPress


Deja un comentario

Tips para lograr una apariencia adecuada en el trabajo

Punto Empleo SA, Una apariencia adecuada en el trabajo.

A una persona le puede tomar solo segundos evaluarte. ¿Cómo es posible? 55% del concepto que se ha formulado se desprende de tu apariencia personal, así lo sugiere un artículo de la Escuela Superior Politécnica del Litoral.

¡Nada errores!

Una imagen descuidada e incongruente con la filosofía de la empresa comunica desconfianza, incapacidad, deficiencia y falta de profesionalismo”, afirma David Navarro, consultor de Imagen Excellence.

Para que tu imagen en el trabajo sea la adecuada checa estos tips y, ¡empieza!

  1. Que la ropa te favorezca

Para ello,  la experta Ximena de Icaza te explica cómo saber que figura tienes y que va mejor contigo.  Clic aqui

  1. Saca esto de tu vida, ¡Inmediatamente!

Para Navarro debes renuncia a esto si deseas tener una buena imagen: usar zapatos sucios o desgastados, demasiada joyería, utilizar el celular en el cinturón y guardar plumas en la bolsa de tu pantalón.

  1. Maquillaje natural. ¡Checa el tutorial! Clic aqui
  1. Proyecta poder

Los colores lisos reflejan más poder que las prendas con patrones como rayas o cuadros, que comunican accesibilidad. Las telas delgadas son más elegantes.

  1. Que tu cuerpo hable

Un lenguaje corporal es esencial. Para ello la asesora de imagen, Sara Dulché, te da las siguientes claves, Clic aqui

No lo olvides. Todo en los zapatos es importante, no deben ser demasiado altos y ni hacer ruidos incómodos en cada pisada. Lleva acabo estos tips y alcanza el éxito.

 Fuente: Bienestar y Salud 180

Imagen1

Entrada de WordPress


Deja un comentario

Gestione la atención de su equipo

Especialistas en Administración y Protección del Talento Humanos http://www.organizacionGEN.com

¿Cuál es su recurso más escaso en el trabajo?

La mayoría responde, sin dudarlo, que es el momento. Sin duda, es finito, pero yo diría que el tiempo no es en realidad su recurso más escaso. Después de todo, todo el mundo tiene la misma cantidad de tiempo, y las diferencias individuales en la productividad todavía puede ser enorme.

Una mejor respuesta podría ser su atención – su capacidad personal para atender a las cosas correctas para la cantidad adecuada de tiempo. Como premio Nobel Herbert Simon sugirió por primera vez hace 40 años, cuando la información es abundante, la atención se convierte en el recurso escaso.

Así que tal vez el mayor desafío que enfrentamos como individuos en el trabajo, y como líderes, es la gestión de la atención. Esto significa ser reflexivo y disciplinado sobre cómo nos dividimos nuestro tiempo entre las diferentes actividades, y también sobre cómo animar a otros a centrarse en las cosas correctas. Cómo?

Primero, considere a sí mismo como un miembro. Si la atención es su recurso más escaso, lo primero que hay que hacer es disciplinarse para evitar interrupciones. Así que si usted está trabajando en algo que necesita enfoque real – por ejemplo, escribir un informe – luego cambiar su teléfono en modo silencioso, y cerrar Outlook y Facebook. Esto es algo obvio, pero es sorprendente la frecuencia con que no lo hacemos, y la facilidad con que se desvíe.

En segundo lugar, y más difícil, es averiguar cuándo dejar de recopilación de información. Cuando yo era un estudiante de doctorado, el costo de adquirir información fue alto – Tuve que ir a la biblioteca y tomar mis propias copias de los informes anuales o de documentos académicos. Hoy en día, estos costes se han reducido drásticamente, pero el resultado neto de un fácil acceso a la información es que a menudo nos mantenemos en la recogida de información a largo después de que tengamos suficiente para tomar una decisión o escribir un informe. ¿Cómo podemos evitar esta “parálisis por análisis”? El mejor enfoque es desarrollar su hipótesis o un argumento desde el principio, por lo que su búsqueda se centra en apoyar o refutar ese argumento. Si eso no funciona, simplemente dése un plazo. Una regla que uso cuando se trabaja con colaboradores es asegurar que tengo algo para enviar a ellos por el final del día: esto me ayuda a evitar entrar en un proceso de búsqueda abierta.

En tercer lugar, a pesar de que vivimos en una era de la información ubicua, no debemos tener miedo de llevar nuestra intuición y la emoción a la mesa. Es tentador buscar pruebas para apoyar todos los argumentos que hacemos, pero los líderes de negocios más exitosos – Jack Welch a Steve Jobs a Jeff Bezos – siempre han tratado de combinar el pensamiento racional e intuitiva. Una onza de visión real vale una libra de datos.

Finalmente, cuando tenemos acceso a la información abundante, también tenemos que encontrar tiempo para la reflexión. Piense en esto como una versión de baja tecnología de la meditación o la atención plena: simplemente significa crear saltos en el día, tal vez durante un viaje o durante el ejercicio, en el que dar sentido a los estímulos que han sido bombardeados con, y donde se les permite a sus ideas a gestar. Cuando me siento distraída, un baño de media hora es la mejor manera que conozco para despejar mi mente y aclarar mis siguientes prioridades de trabajo.

Ahora, tenga en cuenta su papel como gerente. Recuerde que su equipo se distrae tan fácilmente como tú. Los miembros del equipo también son muy sensibles a los estímulos y señales que vienen desde arriba. Si empiezas a hablar de, digamos, una iniciativa de reducción de costos inminente, está manipulando la atención de tu equipo, te guste o no. Los cambios en los títulos de trabajo, para el diseño de la oficina, a la orden del día de la reunión semanal, a las decisiones acerca de quién es ascendido – todos estos son “señales” de atención, que en conjunto dan forma a las opiniones sobre lo que es importante, configurando así cómo se comportan . (Esta idea fue desarrollada por primera vez por Tom Davenport y John Beck en la economía de la atención).

Si refundición su papel como el gerente de la atención de su equipo, hay un par de sencillos consejos a seguir. En primer lugar, mantener el mensaje simple y claro. Si usted acentúa cosas diferentes cada semana, la gente se confunda, y aprenderán a desconectarse. Pero si vuelves a la misma hora del mensaje una y otra vez, el efecto sobre el comportamiento de su equipo es probable que sea sustancial. Por ejemplo, la mayoría de las empresas mineras comienzan cada encuentro con una “cuota de la seguridad” (una historia acerca de un reciente incidente relacionado con la seguridad) – es una manera simple, pero eficaz de mantener la seguridad de la parte superior de la mente.

En segundo lugar, tener claro lo que es el foco de atención por defecto, por lo que puede ser estratégico sobre cómo cambiar su equipo lejos de ella. He aquí un ejemplo: una empresa de software global estaba perdiendo a cabo en las oportunidades en Asia, porque cada decisión que acabó dando prioridad a las necesidades del negocio en Europa (su base histórica). El CEO se trasladó a sí mismo (temporalmente) a Asia; horarios de las reuniones del equipo globales alternaban entre la mañana y la tarde en Europa, en Asia; el Presidente de la reunión alternado entre los dos lugares; el programa siempre se incluye región específica, así como las preocupaciones mundiales. Mediante la manipulación de estas señales relativamente simbólicas, en lugar de cambiar todo el sistema de recompensa o estructura de informes, hubo un marcado cambio en el comportamiento hacia un mayor enfoque en Asia, pero sin pérdida de atención a Europa.

Nuestro trabajo como gestores clave es hacer un uso eficiente de los escasos recursos. En la era industrial, los escasos recursos eran capital y el trabajo. En la era del conocimiento, nos hemos acostumbrado a pensar en el conocimiento y la información como los escasos recursos que necesitamos para aprovechar. Pero cada vez más, la información es ubicua y el conocimiento se comparte ampliamente entre empresas. En un mundo así, el recurso escaso es la nuestra y nuestros empleados atención. Tenemos que ser más inteligentes acerca de cómo lo gestionamos.

Fuente: Harvard Business

Entrada de WordPress

www.puntoempleo.com.co


Deja un comentario

Los 10 temas que no debe tocar en una entrevista de trabajo

Personal con Calidad total a su servcio. http://www.puntoempleo.com.co

Echarle la culpa a su jefe, a sus compañeros, a la empresa o incluso a determinada coyuntura de su salida de un empleo resulta inadmisible en una entrevista de trabajo. Se trata de una oportunidad para recuperar su lugar en el mercado laboral.

Los rencores, justificados o no, hay que dejarlos a un lado. Acceder a un empleo depende de su formación, experiencia, capacidades y habilidades, pero también de las aptitudes que demuestre a lo largo del proceso de selección.

La entrevista de trabajo es decisiva, sobre todo en las últimas fases. Por esta razón, conviene que mida sus palabras, más aún si se quedó sin empleo por causas ajenas a su voluntad: falta de empatía con su superior y/o compañeros o algún tipo de desacuerdo con la cultura corporativa.

Para que no caiga en la lógica tentación de desahogarse con el entrevistador, Pablo Urquijo, director general de Experis; Javier Martín de la Fuente, socio de Grupo Persona, y Joaquín Ybarra, director ejecutivo de Michael Page, explican cuáles son las diez tentaciones en las que debe evitar caer y cómo gestionarlas, si dice lo que no debe:

1. Decir que detesta a su jefe
Ni déspota, ni inseguro, ni vago, ni inexperto. Aunque se trate de una apreciación contrastada con el resto de sus compañeros, son comentarios gratuitos que no aportan nada. Y, en el supuesto de que el entrevistador le pregunte qué opina de su exjefe, hable desde un punto de vista profesional y mantenga esa posición. Trate de no darle mucha importancia.

2. Echar balones fuera
Culpar a otros de su supuesta ‘mala suerte’ tampoco es una buena idea si quiere ganar puntos frente a su entrevistador. En este caso ha optado por una carrera emocional y subjetiva y, por tanto, ni objetiva ni racional. Si aún así cree que merece la pena comentarlo, intente darle la vuelta justificándolo de la manera más objetiva posible.

3. Hablar en primera persona
Aunque usted es el protagonista de esta historia, es recomendable que no acapare el papel principal. Algunos entrevistadores creen que el candidato da una imagen de freelance que no le conviene si lo que pretende es trabajar por cuenta ajena. Recuerde que unas de las actitudes más valoradas en los que optan a un puesto es su capacidad para trabajar en equipo y delegar.

4 .Criticar a su anterior empresa
Cada compañía tiene una cultura propia, una manera de organizarse, de trabajar y de comportarse. Puede ser criticable, pero las empresas no son ni buenas ni malas. Si no compartía su modo de hacer, sólo dice que no fue capaz de adaptarse, un punto menos para pasar a una segunda fase en el proceso de selección.

5. Hablar sin pensar
Aunque la entrevista se desarrolle en un ambiente cordial, no se confíe, porque es el momento en el que se ponen a prueba sus reacciones. Por esta razón, si le plantean una pregunta con trampa, antes de responder haga una pausa. Debe ser templado y reflexivo, intente huir de valoraciones. Hablar sin criterio puede llevarlo por derroteros que no quiere y que busca el entrevistador para valorar su comportamiento.

6. No reconocer los errores
Si a lo largo de su carrera ha cometido una falla, no trate de ocultarlo. El mercado laboral es muy pequeño. Su entrevistador puede ser el mejor amigo de aquel jefe que lo despidió porque metió la pata. Reconozca que cometió una equivocación y que le sirvió de aprendizaje. Asumir las responsabilidades es una virtud muy valorada a la hora de acceder a un empleo. Esa actitud denota madurez y capacidad para rectificar. Recuerde que 70% del éxito o el fracaso de una acción depende de uno mismo.

7. Juzgar a sus compañeros
Puede mencionar situaciones que han sido complicadas de afrontar y cómo se asumieron. Y, si finalmente no fueron resueltas conforme a lo esperado, debe explicar cómo entre todos encontraron una salida. Decir que fue culpa de uno u otro, o que si tal persona no hubiera actuado de tal manera se hubiera resuelto de forma positiva, no lo lleva a ningún lado. En un trabajo en equipo no hay ni inocentes ni culpables, ni triunfadores ni fracasados… todo depende del funcionamiento del grupo.

8. hablar de recursos y no de equipo
Si ya ha tenido un grupo de personas a su cargo y aspira a un puesto de responsabilidad similar en otra empresa, no caiga en la tentación de hablar de las personas como recursos, es decir, como objetos. Se trata de un equipo, de unos profesionales a su cargo que trabajan a su lado en la consecución de unos objetivos comunes.

9. El desahogo
Una entrevista de trabajo sirve para mostrar de viva voz todo su potencial. El reclutador es un profesional en busca del mejor candidato, no un hombro en el que lamentarse por las circunstancias que lo llevaron al desempleo.

No es recomendable alabar demasiado su anterior empleo

Si realmente la empresa para la que trabajaba era la compañía de su vida, aquella en la que esperaba jubilarse, ahórrese las alabanzas. Ese trabajo pertenece al pasado y, aunque lo añore, de lo que se trata es de avanzar en su carrera con otra oportunidad laboral que puede ser mejor que la que dejó atrás. Basta con que cuente qué le ha aportado trabajar allí, qué ha aprendido. Si emplea más minutos de los aceptables en piropear a su excompañía, el interés del entrevistador hacia su candidatura disminuye. Lo que tiene que vender es su entusiasmo por el futuro, no recordar el pasado.

Fuente: La Republica

Entrada de WordPress