Organizacion GEN

La organización GEN se compone de un grupo de empresas especializadas en la selección, administración y protección del talento humano, con mas 30 años de experiencia en el mercado; cuentamos con oficinas en la principales ciudades del país y está conformado por un equipo interdisciplinario de profesionales en áreas como, salud ocupacional, psicología, derecho, financiera y seguridad social, entre otros.


Deja un comentario

¿Cómo ahorrar dinero con éxito para cuidar tus finanzas?

Uno de los retos más grandes de las finanzas personales es ahorrar con éxito. Son tantas las tentaciones y necesidades que tienes todos los días que separar una parte de tus ingresos para guardar, no para gastar, parece un imposible. Sin embargo, lo puedes lograr si tienes sentido de responsabilidad y conciencia frente a lo que ahorrar significa realmente.

 

¿Has escuchado expresiones como ahorrar tiempo, energías, recursos materiales y, por supuesto, dinero? Este último comprende lo que más reservan las personas porque es lo que finalmente les permitirá alcanzar un sueño: hacer una inversión para obtener ganancias, comprar una casa o un apartamento, adquirir un carro nuevo o cambiar el que ya tienen, realizar el viaje que siempre ha estado presente en sus ilusiones.

 

Ahorrar dinero implica empezar a reunir de forma constante cierta cantidad con el fin de que, después de un tiempo, se cuente con un patrimonio que sirva para respaldarse ante el futuro. Las siguientes recomendaciones te ayudarán a saber cómo ahorrar para cuidar tus finanzas personales sin desfallecer en el intento. Te invitamos a compartirlas y a dejarnos tus comentarios en el formulario de abajo.

 

 

Haz un panorama de tus hábitos financieros

Piensa a cuánto ascienden tus ingresos y si estos dependen únicamente de tu trabajo o si recibes, adicionalmente, una renta o un salario de un trabajo alterno. Cuando te llega el dinero, ¿pagas primero lo más básico o te das gustos antes de asumir lo que requieres para suplir alimentación, vivienda y transporte?¿Cuántas veces sales a comer en restaurantes o a cine durante la quincena o el mes? ¿Te alcanza el dinero hasta que llega el nuevo pago? Evalúa tus hábitos financieros y tu situación en general para saber qué necesitas cambiar.

 

¡Ahorrar es una necesidad!

Es momento de que cambies tu actitud frente a lo que significa ahorrar. No veas el compromiso como algo aburridor y difícil que te resta posibilidades de disfrutar lo que te gusta; míralo como una clave para alcanzar el éxito y la prosperidad, como un camino necesario para tu tranquilidad y la de tus seres queridos. Nunca se sabe cuándo llegarán tiempos complejos para los ingresos, así que es mejor que estés listo.

 

Define una cuota fija

Separa una parte de tus ingresos para ahorrar: puede ser entre 10 % y 15 % de lo que recibes. Por supuesto, no todas las personas reciben la misma cantidad de dinero ni tienen las mismas condiciones de vida así que, si no puedes ahorrar ese porcentaje sino una cantidad más pequeña, hazlo y no te desanimes. Puede que algunas quincenas te sobre más de dinero y te quede fácil aumentar la cuota de ahorro… lo importante es empezar y hacerlo de forma periódica.

 

Separa el ahorro del dinero que gastarás en el mes

En tu presupuesto personal definiste que ahorrarás determinada cantidad. No lo dejes con el que usarás para pagar tus necesidades básicas porque terminarás gastándotelo.

 

 

¿Cómo ahorrar si no puedes tener plata porque te la gastas?

Esta es una cuestión muy común. Lo mejor es disponer de una alcancía, una cuenta bancaria, una fiducuenta, el apoyo de una cooperativa o tener un Seguro de Renta o de Educación que te debite automáticamente o te obligue mentalmente a cumplir con un compromiso financiero, de esa forma el dinero estará guardado y no podrás gastártelo. Aunque al principio puede ser difícil, te darás cuenta que, con el tiempo, serás responsable y consciente.

 

Cuídate de los gastos ‘hormiga’

Son aquellos que, como lo indica su nombre, son pequeños, casi imperceptibles, pero pueden producir vacíos en tus finanzas personalesSi tienes un billete en tu bolsillo y comienzas a pagar pequeñas cosas, al final del día no tendrás nada; descubrirás que todo se fue en gastos que creías mínimos.

 

¿Cómo son tus hábitos de ahorro? ¿Qué es lo más difícil? Cuéntanos en un comentario.

 

Fuente: blogsura

Conozca más de nuestros servicios en el siguiente enlace >> http://organizaciongen.com/Proyectar.html

Atentos a sus necesidades, le estaremos atendiendo a través de las lineas:
Medellin 605 1534 | Bogota 746 9310 | Barranquilla 385 2112 | Resto de país (6) 340 2565
Anuncios


Deja un comentario

Recomendaciones para ser un motociclista responsable

Conducir es una responsabilidad que debe tomarse con seriedad. Si se trata de manejar una motocicleta, el compromiso es aún mayor debido al alto nivel de riesgo al que tú como conductor y los demás actores de la movilidad están expuestos. Estas recomendaciones y claves te ayudarán a ser más cuidadoso en la vía.

Las ventajas de transportarte en moto son diversas: poder desplazarte más rápido a cualquier lugar, requerir un espacio más pequeño para estacionarte, ahorrar dinero en gasolina y mantenimiento, entre otras que, a la hora de escoger un vehículo, pesan bastante.

No obstante, aumentan las posibilidades de sufrir un accidente de tránsito o una caída, además de que te transportas bajo el sol o la lluvia sin contemplaciones. Todo puede prevenirse o asumirse de forma saludable y preventiva con buenas prácticas y conciencia en torno a la seguridad vial.

Conoce y aplica en tu cotidianidad estas recomendaciones para ser un motociclista responsable. Por tu tranquilidad y la de tus seres queridos, piensa en la vía.

 

Conduce con prudencia

Sin importar qué tan buena o compleja pueda ser la experiencia de conducir motocicleta, lo indispensable es que seas consciente frente a la responsabilidad que tienes contigo y los demás. Trata de anticipar cualquier situación de riesgo, conserva la distancia, nunca hables por celular mientras manejas y usa siempre los dos frenos para detenerte. El 83 % de los accidentes de moto se producen por imprudencia del conductor.

  • Respeta las normas de tránsito como motociclista
  • Nunca adelantes por la derecha ni entre dos vehículos.
  • Usa siempre las direccionales y haz señales con las manos para indicar tu próximo movimiento. ¡Ten cuidado al andar en moto!
  • Antes de voltear o girar mira a ambos lados repetidamente.
  • Maneja dentro de los límites de velocidad permitidos de forma que puedas frenar o esquivar un obstáculo con tiempo.

Respeta las señales de tránsito.

Ten cuidado con los residuos de aceite en la calle y evita transitar sobre las señales blancas y amarillas cuando estén mojadas.

Dale prioridad al peatón

El peatón será siempre el actor de la movilidad más vulnerable. Como motociclista debes ser consciente de los derechos que tienen estos de transitar por los espacios de la vía delimitados para ello. No los invadas, identifícalos con tiempo y da el paso con respeto y empatía.

Ten al día tu documentación al día

Recuerda que el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT) es, como su nombre lo indica, obligatorio. Que en tus recorridos no te falten los demás documentos de ley que debes portar para que, en caso de que una autoridad te los pida, los muestres y evites ser multado. El SOAT te cubre en caso de sufrir un accidente de tránsito, mientras que el seguro voluntario de tu moto te respalda por daños a terceros y propios.

 

Usa siempre los elementos de seguridad

Conducir moto te expone a un gran riesgo si sufres una caída o un golpe. Usa el casco adecuado y asegúrate de que siempre lo lleves abrochado. Además, que no te falten gafas, guantes, chaqueta reflectiva y la mejor actitud.

¿Te consideras un buen motociclista? Si no conduces moto, ¿qué opinas de quienes se movilizan en este medio? Cuéntanos en el formulario de abajo.

Fuente: Blog Sura

Conozca más de nuestros servicios en el siguiente enlace >> http://organizaciongen.com/Proyectar.html

Atentos a sus necesidades, le estaremos atendiendo a través de las lineas:
Medellin 605 1534 | Bogota 746 9310 | Barranquilla 385 2112 | Resto de país (6) 340 2565
imagen-truco-buena-inversion-de-dinero


Deja un comentario

Este es el truco para una buena inversión del dinero

¿A quién no le gustaría tener los recursos económicos suficientes como para darse todos los gustos que siempre ha querido? Y, aunque el dinero no siempre compra la felicidad, por lo menos hace que la vida sea mucho más sencilla.

Esta filosofía hace que muchas personas busquen, a lo largo de sus vidas, la posibilidad de obtener más y más plata; ya sea trabajando fuertemente, creando negocios o invirtiendo dinero, siendo ésta última opción una de las más eficientes pero también “demoradas” formas para alcanzar el objetivo de ser rico.

Invertir simplemente implica “poner a trabajar” el dinero que usted ya tiene, quizá de ahorros o de ingresos adicionales por otros trabajos que ha hecho; lo que significa que no está en el marranito o en una cuenta típica de banco, sino que ha comprado algunos activos financieros como un CDT, acciones u otro tipo de inversiones.

El problema con esto es que se vive con un intenso afán por hacer que el dinero se multiplique, sin hacer casi nada. Quizá, por eso mismo, es que productos como las pirámides o las cadenas suelen ser comunes, porque no requieren esfuerzos e implican altas ganancias basadas en el dinero de otros.

Ganar no es magia

Al respecto, existe una filosofía denominada “slow finances”, que busca promover una especie de tranquilidad a las personas que quieren invertir: “la idea que lanzamos es con referencia al slow food (frente al fast food). Lo lanzamos este 2016 porque preveíamos, como está sucediendo, mercados muy volátiles. Un poco la idea es tomar distancia de los mercados, de la inmediatez, del día a día, lo que puede ser bueno”, explica Juan Carlos Ureta, presidente de Renta4 Banco, una banca de inversión española que está iniciando actividades en Colombia.

En sí, lo que dice, es que sea cual sea su inversión, lo importante es tomarla con calma porque, según Ureta, “al final lo que vemos es que la inversión es una actividad que uno debe plantearse a largo plazo, construir una cartera, establecer un portafolio, patrimonio y, en definitiva, a veces el ser muy esclavo de la volatilidad puede llevarte a errores”.

Y es que para poder tener unas finanzas sanas, es necesario tomar el dinero como un tema serio y con mucha tranquilidad. Según el economista y experto en el tema, Mauricio Galindo, “el conocimiento de los propios ingresos, la prudencia, no tomar decisiones de largo plazo con base en ingresos extraordinarios. Y aprovechar la orientación que dan las mismas firmas especializadas en inversiones personales”.

Déjese de preocupar

Es así como la base clave para la buena inversión se basa, primero, en tomar una decisión adecuada para decidir dónde dejar el dinero, para lo que debe considerar:

  • ¿Qué retorno de dinero me ofrecen?, es decir, ¿qué tasa de interés me dan por dejar mi dinero allí?: recuerde que lo más conveniente es que sea por encima de la inflación que, a junio de 2016 estaba en 8,6%
  • ¿Cuánto tiempo voy a dejar allí el dinero?:por lo general, entre más tiempo deje ese dinero en un producto financiero, más recibirá a cambio.
  • ¿Qué garantías y seguridad tengo donde estoy invirtiendo?: la idea es que el sitio donde deja su dinero debe estar vigilado por la Superfinanciera, con lo cual usted puede tener una garantía que en caso de que suceda algo, su dinero estará a salvo.
  • ¿Dejo todo mi dinero allí o lo divido en varios sitios?: a esto se le llama diversificación, lo que hace que usted no “ponga todos los huevos en la misma canasta”, sino que tenga opciones para en unos productos ganar más o en otros hacer inversiones más a largo plazo.

Pero el segundo elemento es hacer una especie de “desconexión” como señala el experto de Renta4 Banco, “un poco la idea es que en el mundo la inmediatez, la información te lleva a estar permanentemente el mercado y muchas veces las noticias no son información, son ruido y hay que diferenciar eso de la información relevante y del análisis”.

Por ejemplo, cuando usted invierte en acciones y sabe que quiere recoger las ganancias de éstas en unos diez años, ¿por qué se preocupa por el precio en el que hoy cerró la acción? Claro, hay que hacer un monitoreo de vez en cuando, pero no estar presionando para que el dinero crezca, cuando no se trate de algo que esté en sus manos.

Fuente:

Este es el truco para una buena inversión del dinero

http://www.finanzaspersonales.com.co/

 


Deja un comentario

Gastos ‘hormiga’: ¿qué son y cómo combatirlos?

 

Gastos pequeños… esos que son tan imperceptibles que pueden afectar tus finanzas personales en un abrir y cerrar de ojos. El símil entre las hormigas y los egresos es perfecto.

Haces un retiro del cajero, digamos de $50 000, y de camino al trabajo te antojas de un café. Gastas $3000. Más tarde te da hambre en la oficina y vas a una máquina a comprar galletas. Se van otros $2000. Así te pasas el día y cuando llegas a casa descubres que te gastaste más de $30 000 en pequeñeces. “Ojalá me hubiera contenido o ahorrado el dinero que tenía”, dirás.

Fuiste víctima de los gastos ‘hormiga’: bebidas, snacks, café, pasajes o tiquetes para el transporte público, entre otros, que terminan por descuadrarte al final de la quincena o el mes. Para que los evites, no incumplas tus obligaciones financieras y no afectes tus ahorros, estas claves te serán de mucha utilidad.

  1. Enamorarse del dinero electrónico: puede que llevar el dinero en efectivo no sea la mejor idea, por lo menos no en grandes cantidades. Carga en tu billetera lo mínimo que necesitas en tu cotidianidad y deja el resto en tu tarjeta débito para pagos y compras. Si vas a adquirir algo con tarjeta de créditoacá te contamos cómo manejarla de forma sana.
  1. Di no a los gastos invisibles y lleva registro: identifica en qué “se te va” la plata. Basta con que hagas este ejercicio durante unos días: anota en una libreta o un libro de Excel cada gasto que realices por pequeño que sea.Al cabo de un tiempo tendrás el panorama de tus egresos y la respuesta a tus problemas: debes evitar gastar en dulces, antojitos no programados, cigarrillos (ojalá no fumes), etc.
  1. La alcancía es la mejor aliada: te sorprenderás de cuánto podrías ahorrar guardando las monedas que te sobran todos los díasdespués de haber pagado un pasaje o comprado un snacken una máquina electrónica. Échalas a la alcancía para tener un ahorro alterno.

También te puede interesar: ¿cómo salir de deudas rápidamente? ¡Estos ocho tips te ayudarán!

 

  1. Que no te falte nada: compra lo que realmente necesitas para evitar los gastos ‘hormiga’.Si te da mucha hambre en el trabajo durante la mañana o la tarde, lleva unas galletas que tengas en tu hogar para que evites gastar. Aplica esto en todos los ámbitos de tu vida y administra responsablemente tu salario.
  1. Los topes de gastos deben ser prioridad: si solo puedes gastar $200 000 cada quincena en alimentación(por ejemplo), debes apegarte a cifra, ni más ni menos (eso incluye los gustos que te des). Si sabes que los gastos pequeños pueden modificar ese tope, evítalos. No pierdas de vista el plan que trazaste para tus finanzas personales.
  1. Ahorrar, ahorrar, ahorrar: no toques tus ahorros si no te alcanzó el dinero para llegar hasta la otra quincena. Cumple tu presupuesto personal y recuerda que debes destinar mínimo el 10 % de tus ingresos para este fin.

¿Eres víctima de los gastos ‘hormiga’? Cuéntanos tu situación en un comentario y te asesoraremos. 

Fuente: https://www.sura.com/blogs

botondeudas

 

imagen-lecciones-financieras-chavo-del-8


Deja un comentario

7 lecciones financieras del chavo del ocho

Una de las series de televisión más populares en Latinoamérica, con la que creció la mayoría de las generaciones, no sólo le dio al mundo lecciones sobre cómo llevársela con los vecinos, sobre lo que piensa un niño y el mundo en general, sino también sobre dinero.

Creada y protagonizada por Roberto Gómez Bolaños (más conocido como Chespirito), la serie de “El Chavo del 8” tuvo su primera emisión en el año 1971, en la que relataba todas las vivencias de distintas familias que compartían en una vecindad, en tono cómico. Cada personaje tenía unas características particulares con las que los televidentes se empezaron a identificar y ya para el año 1975 se estimaba que más de 300 millones de personas lo veían cada semana.

El Chavo, la Chilindrina, Quico, el Profesor Jirafales, Doña Florinda, la “Bruja del 71”, el señor Barriga, Don Ramón; entre otros personajes, llevaron a que muchas de las generaciones nacidas entre la década de los 70 y hasta la del 2000 pasaran sus mañanas o fines de semana disfrutando de las ocurrencias y experiencias de la vecindad. Y, aunque uno de los mensajes más claros era el de la compasión, la humildad y la amistad, también hubo ciertos momentos en los que el dinero y las finanzas fueron protagonistas.

Por eso, queremos hacer un homenaje haciendo un poco más evidentes esas lecciones que se pudieron aprender de la serie sobre el manejo del dinero y las finanzas que quizá le quedaron en su inconsciente pero sería bueno que pusiera en práctica:

  1. El dinero no representa toda la felicidad: o bueno, al menos no depende directamente. Al respecto, siempre vimos cómo El Chavo era un niño pobre que vivía en un barril y que siempre llevaba sus pertenencias en una bolsa, pero disfrutaba de los placeres de jugar, aprender y compartir con sus amigos.
  2. Tener dinero para lo que lo hace feliz: El Chavo nunca buscaba dinero para otra cosa distinta que comprarse una torta de jamón o aquellas cosas que le dieran esos momentos placenteros, especialmente de comida. Siempre supo recompensarse y saber que el dinero se usa para comprar lo que lo hace feliz.
  3. Siempre hay que ser honrado: sin importar la situación económica. Un ejemplo claro que lo dio Don Ramón o el señor Barriga, quienes a pesar de las diferencias de dinero que se percibían, mantenían una relación de respeto entre ambos. Recuerde que Don Ramón siempre era quien se rebuscada las situaciones para obtener dinero y pagar los 14 meses de renta.
  4. Sobrevive siempre el que más rápido se adapta: aquí la habilidad que mostraban algunos personajes o, como diríamos en Colombia “lo abejas” o audaces o astutas, eran quienes más tenían posibilidad de salirse “con las suyas”, analizando las circunstancias que se daban.
  5. Ideas para obtener dinero: el Chavo y Don Ramón son los ejemplos más visibles en esto. Siempre buscaban la forma de tener una fuente de ingresos, a pesar de todos los fracasos que pudieron haber tenido con otras ideas. Nunca se quedaron estáticos, esperando a que la situación mejorara por sí sola, sino que siempre se las ideaban de alguna manera.
  6. El trabajo siempre vale: recuerde que por más buena gente que usted sea, siempre debe recibir algo a cambio por su esfuerzo, ya sea una torta de jamón o que le presten la pelota para jugar durante un rato. Cuando se trataba de labores tediosas, el Chavo siempre se las ingeniaba para ser el encargado de hacerlas, pero reconociendo que debía tener un pago a cambio.
  7. El dinero no crece en los árboles: en uno de los capítulos el Chavo, Popis y la Chilindrina, en su ingenuidad, llegaron a plantar una moneda esperando tener más dinero. Pero todo era una treta de la Chilindrina, por lo que esa pérdida de dinero les enseñó que no deben confiar cuando les dicen una forma fácil de obtener dinero.

Fuente: finanzaspersonales

ahorro-programado

 

ahorra-para-tus-metas


Deja un comentario

Video: Cómo ahorrar para todas tus metas

Puede sonar complicado ahorrar para todo: metas, emergencias y retiro, pero en este vídeo te contamos una estrategia para que lo logres.

Fuente: http://www.pequenocerdocapitalista.com/ 

ahorro-programado

suscribete_a_nuestro_boletin1

Recibe los mejores tips, herramientas y utilidades para estar mejor preparado, y actualizado sobre las tendencias del mundo empresarial y laboral.

imagen-como-hacer-un-presupuesto-personal


Deja un comentario

La mejor opción para hacer un presupuesto personal sin complicarse

Cada persona tiene una forma de ver la vida, de llevar sus cuentas y de manejar su dinero. Por eso, no a todos se les facilita hacer las cuentas y apegarse a un presupuesto. ¿Qué hacer, entonces, en vez de esto?

No se trata de ser un experto en finanzas, de haber estudiado ingeniería o de tener que limitarse de absolutamente todos los “gusticos” que surjan; cuando le hablan de la importancia de tener un presupuesto. Se trata de hacer unas cuentas básicas de sumas y restas, reconocer cómo es realmente su estilo de vida y “encajarlo” dentro de unos propósitos que usted tenga.

Pero esto no siempre resulta conveniente para todas las personas, porque puede que no tengan la facilidad de llevar las cuentas, o no sean disciplinados o porque la organización del tiempo o sus mismo trabajo, “no se los permita” (aunque todas terminan siendo excusas, realmente). Pero bueno, pensando en esto, aquí le podemos decir en qué puede estar fallando y, a la vez, le presentaremos otra opción.

Lo típico

Hacer un presupuesto es como cuando usted decide ir a un gimnasio, finalmente, para ponerse en forma. Compra la afiliación, acuerda unas rutinas, se compromete con unos horarios y poco a poco empieza a darse cuenta de cómo su cuerpo se va transformando, según sus objetivos. El presupuesto es exactamente lo mismo, poco a poco se convierte en un hábito que le ayuda a tener control sobre el dinero.Pero, ¿de qué sirve que pague una cuota mensual si le da pereza asistir a la rutina? Lo mismo pasa con un presupuesto.

Al respecto, Lifehacker ha identificado unos errores puntuales que la gente comete cuando hace el presupuesto:

  • No deja de divertirse: hay muchos que no son conscientes de todo lo que pueden llegar a gastar durante una salida un viernes en la noche o un fin de semana con sus amigos o pareja. Cuando no se estima esto, no se calcula realmente cuánto se puede llegar a gastar (puede ser incluso el doble de lo que generalmente gasta entre semana), no habrá “poder humano” que le ayude a que las cuentas le resulten como quiere.
  • Gastos inesperados: “seguro mató confianza” y el popular dicho aplica cuando usted no hace un campito de dinero para aquellas cosas que por voluntad de la vida tenga que pagar en un mes: medicamentos por la gripa, la multa por haber olvidado llevar un libro, el pago del parqueadero de un carro que le prestaron, etc. Esto no significa que tenga que ser alto el presupuesto para este campo, pero sí realista. Igual, si no lo usa, podrá gastarlo el próximo mes o dejarlo para sus ahorros. Estime un valor entre $20 y $50 mil mensual.
  • Altas expectativas: no pretenda ser un Warren Buffett, ni apretarse el cinturón en todo, cuando sabe que tiene que comer y transportarse. No se mienta a usted mismo sobre recortar gastos que no puede o decir que no va a gastar algo en lo que sabe que sí gastará.
  • Herramientas equivocadas: ya sea porque lo lleva en un cuaderno, a mano, con su calculadora, o porque ha aprendido a usar Excel, es importante que usted se sienta cómodo haciendo el registro de sus gastos e ingresos y no lo vea como una tarea de química del colegio, que hacía “porque le tocaba”.

Otra opción

Al respecto, los expertos en planeación financiera, The Financial Diet, sugieren cómo una persona puede ser sana, financieramente, sin siquiera tener un presupuesto, en el sentido técnico que esto requiere. En cambio, la estrategia se vuelve mucho más simple: considere que todo el dinero que le llega va como un ahorro y, en cambio, sus gastos del arriendo, servicios o créditos, son el “recorte” de ese ahorro.

Con respecto al mercado, por ejemplo, la sugerencia es no tener destinado un monto de dinero específico, sino hacer las compras correspondientes y aprovecharlas en su totalidad. Así, si lleva una sopa instantánea de la cual se arrepintió luego, nada que hacer, porque pagó por ella y deberá consumirla. La idea es esa: aprovechar al máximo todo lo que compre.

“Menos es más”, es el mantra que debe aplicar si no se la lleva con la idea de un presupuesto. Procure tener lo básico y necesario en su hogar, venda lo que no usa y ocupe espacio y pregúntese dos veces por las compras que va a hacer, así sean mínimas: “¿es realmente necesario hacerlo?”. No es privarse, sino tener una mayor consciencia sobre el uso del dinero.

Adopte en su vida la regla 50/20/30

Los costos fijos (50%)

Lo que establece esta norma es que de su salario, si usted quiere estar tranquilo y tener una estabilidad económica, no debe gastar más del 50%. Esto es que si recibe de salario $1’500.000, no va a buscar un sitio para vivir en arriendo que le cueste $1 millón. Es la norma básica.

Aquí debe estar y hacer un cálculo de todo aquello que represente su “supervivencia” y que no varía mes a mes: el pago de la casa o el arriendo, los créditos a largo plazo (vehículo o estudiantil), servicios públicos, alimentación y transporte. Quizás algunas personas pueden incluir algunos gastos que, eliminarlos, no puede implicar que disminuya su calidad de vida.

Sí, hay que hacer cuentas, nada que hacer. La matemática es la base de algunas cosas, pero no significa que se deba complicar con logaritmos o ecuaciones, simplemente sumas y restas, no es más.

Objetivos financieros (20%)

¿A dónde quiere llegar? Piénselo bien, ya sea porque quiere una casa o porque quiere hacer un viaje por Suramérica, debe considerar que el 20% de su salario debe estimarse para esto. Aclaramos, no tiene que ser un solo objetivo, por ejemplo, puede considerar incluir en esta categoría el salir de la deuda de su tarjeta de crédito.

También puede considerar ahorros para su futuro o para la construcción de su fondo de emergencia. Para muchos puede que este monto sea demasiado alto, pero recuerde que el ahorro y la planeación financiera es lo que realmente le permitirá a usted hacer realidad sus sueños sin tener que recurrir a deudas o cualquier tipo de crédito en el que siempre va a terminar pagando más de lo que realmente le prestan.

De gastos flexibles (30%)

Finalmente, en la última parte de esta regla de presupuesto, se establece que del 30% de lo que le llega por salario puede destinarse a todo aquello que se denomina como “gastos variables” que puede incluir situaciones como alimentación (si es de quienes ama salir a comer), así como la gasolina, las compras o las salidas con sus amigos o pareja.

Esto es lo que le permite realmente mantener su estilo de vida y de los “gusticos” que podrá permitirse sin que sienta ningún tipo de remordimiento por ello; porque era algo que ya tenía estimado en su presupuesto.

Un ejemplo cotidiano…

Juan recientemente se graduó de ingeniero de sistemas. Logró conseguir un buen puesto laboral en el que le dieron un contrato con un salario mensual de $1.300.000 (neto). Tiene pendiente su crédito con el Icetex, vive con sus padres, pero le ayuda con los servicios y debe pagar todas las prestaciones sociales (que ya fueron descontadas).

Entonces, de acuerdo con la regla, Juan debe estimar:

Gastos esenciales (50%)

  • Transporte: $80.000
  • Alimentación: $200.000
  • Ayuda en la casa: $350.000

Así que en total está gastando $630.000, lo que significa el 49% de su ingreso total

Prioridades financieras (20%)

  • Icetex: $200.000
  • Ahorro para viaje: $60.000

Así que en total está gastando $260.000, lo que significa el 30% de su ingreso total.

Gastos flexibles (30%)

Tiene la opción de gastarse $390.000 a su gusto, por lo que puede que el próximo fin de semana de este mes pueda irse de rumba con sus amigos fuera de la ciudad pero también pueda comprarse esa gorra que le encantó. O, siendo más juicioso, dar un aporte mayor a sus deudas.

Con esto, es mucho más fácil que ordene todas sus finanzas y pueda quitarse la presión de no gastarse más de lo que debe, en tanto que comprende la importancia de que hay prioridades financieras las cuales debe responder sí o sí. Pero si tuviera gastos flexibles mucho más altos, su situación sería otra y el sueño de Juan de viajar por el mundo a los 35 puede no hacerse realidad.

Fuente: finanzaspersonales

suscribete_a_nuestro_boletin1

Recibe los mejores tips, herramientas y utilidades para estar mejor preparado, y actualizado sobre las tendencias del mundo empresarial y laboral.