por Emma Seppala, Julia Moeller / trad. Mariana

gen_compromiso y estrés que preocupa a rr hh

Carolina amaba su nuevo lugar de trabajo y estaba muy motivada para trabajar. Sus gerentes estaban encantados con su alto compromiso, profesionalidad y dedicación. Trabajó muchas horas para asegurarse de que su personal estuviera bien administrado, que se cumplieran los plazos y que el trabajo de su equipo fuera excepcional. En los primeros dos meses, organizó una gran conferencia por su cuenta: publicitando y organizando todos los detalles de la conferencia y consiguió completar el aforo. Fue una hazaña notable.

Sin embargo, en las últimas semanas antes del evento, sus niveles de estrés alcanzaron niveles tan altos que sufrió síntomas graves de agotamiento, que incluían sentirse físicamente y emocionalmente agotada, deprimida y con problemas de sueño. Recibió instrucciones de tomarse un tiempo libre. Nunca asistió a la conferencia y, además, necesitó una larga recuperación antes de alcanzar sus niveles de rendimiento y bienestar anteriores. Sus síntomas de agotamiento se debieron al estrés a largo plazo y al agotamiento de sus recursos a lo largo del tiempo.

Compromiso significa prosperar, ¿o no?

El compromiso de los empleados es una gran preocupación para los líderes de recursos humanos. Año tras año, los gerentes e investigadores discuten la impactante estadística de Gallup de que siete de cada 10 empleados de Estados Unidos informan que no se sienten comprometidos. Averiguar cómo aumentar la participación de los empleados ha sido una cuestión difícil para las empresas y los consultores en general.

Entre los muchos resultados positivos del compromiso están una mayor productividad y calidad del trabajo, mayor seguridad y retención de empleados. Estos resultados están de hecho tan bien establecidos que algunos investigadores como el profesor de Psicología del Trabajo y de la Organización de la Universidad Erasmus de Róterdam (Países Bajos) Arnold Bakker y sus compañeros han vinculado el compromiso con la experiencia de “prosperar en el trabajo”. Del mismo modo, la profesora de Psicología Educativa de la Universidad de Georgia (EE. UU.) Amy L. Reschly y sus compañeros concluyeron que la participación de los estudiantes en las escuelas era una señal de “prosperidad”.

Si bien el compromiso tiene sus beneficios, la mayoría de nosotros habrá notado que, cuando estamos muy comprometidos con trabajar hacia un objetivo, también podemos experimentar algo menos positivo: altos niveles de estrés. Aquí es donde las cosas se vuelven más delicadas y complicadas.

Un estudio reciente realizado por nuestro centro en la Universidad de Yale (EE. UU.), el Centro de Inteligencia Emocional de Yale, en colaboración con la Fundación Faas, ha arrojado dudas sobre la idea del compromiso como una experiencia puramente beneficiosa. Esta encuesta examinó los niveles de compromiso y agotamiento en más de 1.000 empleados de EE. UU. Para algunas personas, el compromiso es de hecho una experiencia puramente positiva; dos de cada cinco empleados en nuestra encuesta mostraron altos niveles de compromiso y bajos niveles de agotamiento. Estos empleados también reportaron altos niveles de resultados positivos (como sentir emociones positivas y adquirir nuevas habilidades) y bajos resultados negativos (como sentir emociones negativas o buscar otro trabajo). Llamaremos a este grupo el más comprometido.

Sin embargo, los datos también mostraron que uno de cada cinco empleados reportó un alto compromiso y un alto nivel de agotamiento. Llamaremos a este grupo el grupo de agotamiento comprometido. Estos trabajadores agotados comprometidos eran apasionados en su trabajo, pero también tenían sentimientos intensamente mezclados al respecto, reportando altos niveles de interés, estrés y frustración. Si bien mostraron comportamientos deseables, como la adquisición de altas habilidades, también mostraron las intenciones de rotación más altas en nuestra muestra, incluso más que el grupo no comprometido.

Eso significa que las empresas pueden estar en riesgo de perder a algunos de sus empleados más motivados y trabajadores no por falta de compromiso, sino por sus experiencias simultáneas de alto estrés y síntomas de agotamiento. 

Fuente: Harvard Business


Emma Seppala: es la directora científica del Centro para las Investigaciones sobre la compasión y el altruísmo de la Universidad de Stanford (EE. UU.), y la autora de The Happiness Track (El camino de la felicidad). También es la fundadora de Fulfillment Daily. Síganla en Twitter: @emmaseppala o en su página web:

Julia Moeller : Ph.D., es profesora asistente en la Universidad de Leipzig (Alemania) y consultora del Centro de Inteligencia Emocional de Yale. Estudia la motivación y las emociones en las escuelas y lugares de trabajo, con un enfoque en sentimientos encontrados. Sígala en Twitter @passionresearch o en su sitio web.

Anuncios

Deja un comentario en nuestro Blog GEN

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s