Si llevas algo de tiempo buscando trabajo o tratando de escapar de uno que te ha dejado de interesar hace tiempo. Puede ser que conozcas las reglas de los expertos laborales, pero resulta que al romper ciertas reglas puedes llegar a diferenciarte de los demás candidatos.

El CV no puede exceder de una página

Practica el camino hasta la entrevista un día antes

No te olvides de apagar el móvil

No menciones jamás tema de vacaciones

Si te preguntan tu mayor defecto dí que el perfeccionismo

Y podría seguir ad eternum.

Y como borreguillos, vamos siguiendo todo lo que nos dicen, todos igual, todos indistinguibles. Y no acaba ahí la cosa: cuando logramos el trabajo, también hay toda una serie de normas que seguir a rajatabla:

Está fatal visto salir antes de las 18:30

Las llamadas personales sólo a la hora de comer

Es tu jefe quien te tiene que proponer una subida

Tienes que aguantar al menos un año antes de moverte de trabajo

Y ahí estamos nosotros, siguiendo todas las normas que nos colocan, con la cabeza gacha, esperando que sean los demás quienes tomen todas las decisiones por nosotros y nos den permiso para hablar.

Pues yo te digo que rompas las normas.

No de sacar el bate de beisbol y desahogarte con el mobiliario (o peor, con tu jefe que sé que le tienes ganitas), pero sí que pienses por ti mismo y te cuestiones las cosas y si es necesario saltarse una regla inmutable de etiqueta laboral -siempre que estés dentro de la legalidad y no le hagas daño físico o psicológico a tu prójimo y ningún animal sea maltratado en el proceso-, pues que lo hagas.

No tienes que pedir permiso para pensar por ti mismo, no tienes que tratar al seleccionador como un dios en un altarcillo, no tienes que dejar de preguntar algo que quieras saber, y no tienes por qué aguantar algo que no quieras aguantar

Y para darte ideas, ahí van algunas de mis propuestas:

Levántate y vete

Si estás en una entrevista de trabajo y las preguntas, el seleccionador o el ambiente te están haciendo sentirte incómodo, avergonzado o humillado, levántate y vete.

Demasiadas veces me han contado historias escalofriantes de reclutadores tiranos que se permiten tenerte una hora esperando, o que ni se dignan mirarte a los ojos, que te tratan despectivamente o que te hacen preguntas ofensivas.

¿Por qué tienes que aguantar esto? ¿Realmente te interesa trabajar en una empresa que considera que este comportamiento es aceptable?

A ver: que una entrevista es una reunión comercial donde ambas partes deben decidir si les interesa hacer negocios. Francamente, si yo tengo delante un proveedor que me está tratando de esta manera, rompo la baraja.

Habla de dinero

No te van a poner una multa por hablar de sueldo en la primera entrevista de trabajo.

De hecho, te ahorrarás disgustos e incomodidades posteriores.

Seguro que te ha pasado que el reclutador te ha pillado de alante patrás y te ha lanzado la pregunta boomerang: “¿Cuál es tu sueldo actual?”. Y un segundo después de decir una cifra, ya te has arrepentido.

Y aquí viene lo peor: que tú no te atreves a preguntar el salario que están dispuestos a pagar, lo que puede llevar a que cuando estás en la última entrevista y por fin el reclutador decide sacar el tema, el chasco que te lleves sea monumental.

Y tu cara se empieza a poner como las auroras boreales porque a esas alturas, ¿quién le pone el cascabel al gato y dice que “Cuando dijiste que tu salario actual son 21.000, lo que querías decir es que precisamente la razón por la que estás buscando otro trabajo es para cobrar más, por lo que su oferta de 20.000+variable se la puede…” ya sabemos.

Pero claro, como tooooooodo quisqui dice que jamás se debe mencionar el elefante rosa del salario en la habitación y que siempre hay que esperar a que tome la iniciativa la otra parte…

Pero vamos a ver, ¿es que tenemos cinco años y no podemos hablar hasta que los mayores nos den permiso? Ay madre!

Puedes de manera elegante y diplomática decir algo como

“Creo que va contra todas las reglas hablar de salario al principio del proceso, pero estaría agradecidísimo si pudiera conocer aunque sólo sea el rango salarial que estáis considerando. Estoy muy ilusionado con el trabajo pero a la vez me gustaría saber que estamos todos en la misma línea en ese sentido”.

O algo así. Con tacto e incluso con buen humor, no tiene por qué ofender a nadie ni hacerte perder puntos a ojos del “contrario”.

Presume y no esperes turno

En tu CV, en Linkedin, en la entrevista de trabajo… y en tu carrera profesional en general, seguir pensando que no hay que presumir, que no hay queponerse medallas, que hay que quedarse calladito en un rincón con la cabeza baja esperando que sean los demás quienes se fijen en ti, quienes digan lo buen profesional que eres, quienes decidan que mereces un aumento, un puesto mejor, una vida mejor… no es una buena regla que seguir.

Una cosa es ser bocazas o arrogante, y otra cosa es saber lo que vales, saber lo que eres capaz de lograr, saber contarlo cuando corresponde, saber pedir un aumento o luchar por un puesto mejor cuando lo quieres, te apetece y te sientes preparado para ello.

Del calladito del rincón no se acuerda nadie.

No tienes que montar fuegos artificiales, pero sí debes pedir feedback (incluso del reclutador en la entrevista – antes de irte), y puedes compartir tus objetivos con la gente, y contarlo (presumir, qué narices) cuando los has cumplido para que la gente sepa que eres un buen profesional, perseverante y enfocado a la acción.

Porque hay formas y formas de hacer las cosas. No digo que te subas a una mesa y lo grites a los cuatro vientos, pero tampoco puedes ser el calladito de la esquina que nadie sabe bien lo que hace, que pasa totalmente desapercibido y del que nadie se acuerda.

Y por supuesto, al que no van a ofrecer voluntariamente una subida, un puesto mejor ni una carrera profesional mejor.

Moraleja: las reglas que hay que cumplir porque si no te multan o te llevan a la cárcel, cúmplelas. El resto, piensa si están ahí para ayudarte a ti a conseguir lo que quieres… o para mantenerte dentro del rebaño.

Fuente:  María Luisa Moreno Cobián de zumodeempleo

suscribete_a_nuestro_boletin1

Recibe los mejores tips, herramientas y utilidades para estar mejor preparado, y actualizado sobre las tendencias del mundo empresarial y laboral.

 

Anuncios

Deja un comentario en nuestro Blog GEN

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s